El mejor gel de ducha que he probado.

Desde hace un par de años decidí dejar de usar jabón en pastillas para bañarme. La razón fue que alguien me regaló un gel de baño y noté inmediatamente la diferencia en mi piel. El jabón en pastillas es más fuerte, y para pieles delicadas como la mía hay que elegir bien la marca y la fórmula.

Pero con los geles de baño no pasa esto, porque todos son productos muy suaves. Yo he probado varios de varias marcas disponibles en Venezuela, desde KIM hasta Spa Line, y todos me gustaban. O eso creía yo hasta que compré el que estoy usando ahora mismo, que es el que te vengo a recomendar. Míralo en esta foto:

Jpeg

L’Erbario Toscano es una casa italiana que fabrica productos artesanales para el cuidado de la piel. Geles de ducha, aceites para masajes, infusiones para el cuerpo, aceites para después de la ducha, jabones artesanales. Todo.

En Maracaibo están ubicados en el Centro Lago Mall, último piso. La verdad es que desconozco si tienen más sedes en el resto de las ciudades del país, pero asumo que sí.

Algo importante que quiero aclarar antes de irme es que los productos de l’Erbario son artesanales, pero no orgánicos. Tienen parabenos y propinilglicol como el resto de los geles, pero algo que me gusta mucho de sus productos es que ninguno es igual al otro porque no los fabrican en grandes cantidades, sino uno por uno. Eso me genera confianza porque me garantiza, de alguna manera, que trabajan con dedicación para cada botella.

El gel de baño que yo uso es un Bagno Schiuma con olor a toronja rosada. Huele delicioso y deja la piel increíblemente suave si lo utilizas con una esponja exfoliante.

Y la mejor parte es que el precio no está nada mal. El que enseño en la foto trae 500ml y me costó Bs.15.000,00. Para mayores señas, esa cantidad suele durar entre cuatro y seis semanas, dependiendo de la frecuencia con la que te duches y la cantidad de gel que te gusta usar. A mí me dura un mes porque me encanta usar mucho y estar llena de espuma mientras me exfolio. Es uno de mis rituales tontos de relajación.

Así que, si tienes la fortuna de vivir en Maracaibo, corre ya mismo a Lago Mall a comprar tu gel de ducha de L’Erbario Toscano. Es el mejor que he probado, el que huele más rico, y el que me deja la piel más suave y fresca.

Advertisements

El hábito que me llevó a ser más productiva.

Desde el 1 de enero de este año me he dedicado a llevar una agenda. La idea me la dio una tendencia nueva que hay en los países angloparlantes llamada Bullet Journaling (BuJo, como abreviatura) de tener un cuadernito BuJo con diseños y tipografías bonitas para, entre otras cosas, organizar el día a día.

Al principio quise intentarlo porque nunca lo había hecho y quería probar qué tal era eso de llevar las cosas apuntadas en algo físico. A pesar de haber crecido viendo las agendas de mis papás (esas hechas con papel muy fino, tapa de cuero y las letras del año grabadas en dorado en alguna esquina de la portada) jamás lo había intentado por mí misma. Hasta este año me acostumbraba a recordar las cosas que tenía que hacer y para cuándo debía hacerlas, y ahí se terminaba todo.

Pero este experimento me ha traído tres beneficios increíbles.

En primer lugar, soy una persona mucho más organizada. Como llevo anotado todo lo que debo hacer, suelo mirar mi lista todos los días y apegarme a ella, de modo que la mayor parte de mi día ya tiene tareas asignadas que me permiten vivir con más orden. Esto ha sido especialmente importante ahora que vivo sola.

Segundo, he notado que llevar una agenda ha reducido un poco mis problemas de ansiedad. Siempre he sido muy abierta hablando de mis problemas psiquiátricos (aquí en esta entrada hablo sobre mi lucha constante con la depresión crónica) pero jamás he compartido los “pequeños secretos” que me mantienen en pie todos los días, probablemente porque les doy menos importancia de la que merecen.

Llevar una agenda ha disminuido mi ansiedad porque me ha ayudado a plasmar en papel y bolígrafo lo que necesito hacer, dejando poco espacio para la incertidumbre o para los pensamientos de “no estoy haciendo nada con mi vida” que me invadían la mente a cada rato. Si te pasa que también sufres de algún trastorno de ansiedad, no dudo ni por un segundo recomendarte que salgas ya mismo a comprarte una agenda o cuaderno donde organizar tus días, semanas y meses.

En tercer lugar, como viste ya en el título, me he vuelto una persona más productiva. De nuevo, como anoto listas de cosas por hacer y les pongo un cuadrado vacío a un lado que voy llenando según cumplo con esa tarea, es raro que se me pasen cosas por alto.

No digo que no deje de hacer cosas, ni que es un método infalible, ni que la procrastinación no me ha atacado de vez en cuando. Pero esa es la excepción. Por lo general cumplo con lo que debo hacer porque hay algo agradablemente cósmico en tachar algo para pasarlo de la categoría “por hacer” a la categoría “ya lo hice”.

La agenda que yo llevo no es una agenda de esas tradicionales que compras en una librería. Por eso hace unos párrafos me permití recomendarte, si prefieres, un cuaderno. El que yo uso lo compré cuando fui a Buenos Aires y es del Mundo Macanudo de Liniers.

defi

Mi organización no es la más linda ni la más creativa, pero para mostrarte exactamente cómo organizo mis días, acá te dejo una foto de cómo se ve una página promedio en mi agenda:

defi2.png

Por supuesto, si buscas #bulletjournal o #bujo en sitios como Pinterest, Instagram o Tumblr, conseguirás bellezas. Acá te dejo dos que a mí me gustaron mucho para organizar los días:

8-Weekly-Log-feebujo

13-Weekly-Log-natnatattacks

Alternativas digitales.

Yo soy una persona que necesita escribir en papel. No importa cuánto tiempo pase, ni qué nuevos gadgets se inventen. Yo necesito agarrar un buen bolígrafo (porque ya les dije que no uso cualquiera) y una hoja donde escribir lo que estoy pensando, lo que tengo que hacer, y lo que voy a escribir más adelante con teclas.

Pero sé que no todo el mundo es así. Hay personas que sí se han adaptado perfectamente bien a toda esta digitalización de la vida, y para ellos tengo tres opciones válidas y muy útiles para llevar una agenda y volverse una persona más organizada, tranquila y productiva:

  1. Evernote. Es una aplicación para móviles y computadoras que te permite tomar notas, organizar tus notas, y hacer horarios. Es tal como una agenda o cuaderno de notas, pero en modo aplicación.
  2. Google Calendar. Creo que no es necesario explicar qué es porque ya sabemos que es un calendario de Google que está integrado en todos los dispositivos que hayan iniciado sesión con tu cuenta. Es una forma rápida de organizarse diariamente, y no necesitas descargar ninguna aplicación extra ni comprar cuadernos o agendas para utilizarla y sacarle provecho.
  3. Trello. Es una aplicación similar a Evernote, pero es más útil para llevar registro de las cosas que tienes por hacer. No es tan buena para tomar notas, ni para organizarlas, pero es una buena herramienta para el día a día.

***

No dudes en comentarme si llevas una agenda o cuaderno de notas. Según yo, todo el mundo debería tener una y mi sistema va muy bien, pero estoy abierta a cualquier recomendación que quieras darme.

Si te gustó esta entrada, quizás te interese saber que estoy vendiendo un eBook para redactar buen contenido web y copy. Para saber más sobre el libro puedes hacer CLIC ACÁ, y si quieres descargar un apartado gratis puedes ir directamente a ESTE ENLACE para que veas de una vez de qué va lo que vendo.

Otra alternativa para remesas y cambios de dólares.

Cuando les comenté sobre Upwork y su inútil nueva forma de pago a venezolanos a tasa DICOM, les comenté de un servicio llamado PPaBS que compra tu saldo en Paypal y te permite obtener las ganancias con una tasa establecida menos la comisión que ellos ganan por hacer la transacción. Quienes compraron mi primer eBook saben perfectamente bien de qué estoy hablando y conocen todos los detalles porque ahí se los expliqué.

Pero PPaBS ha tenido muchos problemas con su servicio últimamente. De hecho, para este momento se encuentra suspendido y no están realizando ningún tipo de transacción, y tampoco saben cuánto tiempo durará esta irregularidad.

Yo tengo compradores de saldo PayPal que usualmente me compran la cantidad X que yo diga a la tasa que yo elija, así que no me preocupé mucho al principio. Pero luego de un par de semanas necesité vender más saldo y nadie parecía querer comprarlo, así que me dediqué a buscar una alternativa.

Así fue como conseguí a la gente de V-Exchange en Instagram. Son una empresa nueva (tienen poco más de 300 seguidores en una red social donde el negocio de cambio de divisas se mueve como ninguna otra cosa) que ofrece varios servicios, entre ellos:

  • Cambio de dólares a bolívares desde bancos como Wells Fargo, Chase y Bank of America.
  • Cambio de pesos colombianos a bolívares y viceversa.
  • Envío de remesas en bolívares a cuentas en Estados Unidos como las que mencioné en el primer punto.
  • Compra de saldo PayPal.
  • Intercambios y operaciones con Bitcoin.

Como puedes ver, se trata de una entidad que le facilita a los venezolanos casi cualquier trámite relacionado con cambiar dinero desde el exterior hacia Venezuela y viceversa. No se limitan solo a comprar saldo PayPal, así que estoy segura de que mucha gente lo encontrará útil.

Pero, como bien sabes, yo no recomiendo nada que yo no haya probado primero. Así que la semana pasada me comuniqué con ellos e hice la primera transacción por un monto bajo. Y aquí es donde viene la parte que me encanta de V-Exchange.

En primer lugar, el trato es personalizado vía Whatsapp o llamada telefónica. La persona que me atendió fue increíblemente amable, cosa que no me sorprendió porque es gocho, y los gochos suelen ser así. Además, el servicio funciona sin cobrar comisión, y en función a tasas que ellos publican diariamente en su cuenta de Instagram (es decir, tasas que son públicas) y pagan al costo lo que ellos reciben luego de que PayPal cobra su comisión particular.

El cambio de prueba que yo hice fue de $38 a una tasa de Bs.3800. Ellos recibieron $35.65 y eso fue lo que me convirtieron a bolívares. Sin comisión, sin deducciones, sin nada más que exactamente el dinero que yo les di. Todo según la tasa de cambio, que además me parece que es muy buena y competitiva.

Pero vayamos ahora con los puntos malos. V-Exchange solo trabaja con bancos Banesco, Mercantil y Provincial. Yo, en lo particular, no tengo cuenta con ninguno de ellos así que debo esperar al día hábil siguiente para poder recibir los fondos. Pero si tú tienes cuenta en alguno de los tres, excelente — todo se te hará inmediato.

El otro punto negativo, al menos en relación a PPaBS, es que en V-Exchange se tardan un poco en contestar. La transacción en sí es muy rápida y toma menos de 15 minutos, pero desde que les das los buenos días y les solicitas hacer una transacción puede pasar mucho más tiempo que ese. Si eres una persona increíblemente impaciente como yo, eso te va a molestar un poco. Si eres paciente, en cambio, lo tomarás como cosa de todos los días. Tampoco digo que se tardan un siglo en atender el teléfono o contestar al Whatsapp, pero si lo comparamos con PPaBS donde toda la transacción dura menos de 20 minutos desde que les hablas hasta que el dinero está en tu banco, evidentemente es un punto a desfavor.

Por los momentos, V-Exchange tampoco ofrece el servicio de verificación de cuentas PayPal, así que si no la has verificado aún, es importante que busques cómo hacerlo. Como te digo, PPaBS no está funcionando, así que te toca recorrer el camino tú sólo(a) o esperar que yo consiga una alternativa a esto que te pueda recomendar.

Así que, en conclusión, si necesitas enviar remesas internacionales a Colombia, EEUU, u otros países, o si necesitas cambiar tus dólares PayPal a bolívares o viceversa, o si necesitas cualquier otro servicio de cambio de divisas, te recomiendo con ojos cerrados que uses V-Exchange.

Ya lo probé por mí misma y comprobé que sirve y que todo el proceso es muy transparente, así que caso cerrado.

enhanced-25684-1401475425-18

Hoy necesitamos del historiador.

Cuando me enteré de la noticia quedé fría. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela resolvió que sería, de ahora en adelante, quien tomaría las atribuciones del Poder Legislativo representado por la Asamblea Nacional (AN) Venezolana. El detonante fue haber acordado que Venezuela ameritaba de la activación de la Carta Democrática de parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), cosa que el chavismo encontró inadmisible, por lo que decidió proceder.

Leí a gente hablando de golpe de Estado, a otra más hablando de dictadura, y a muchos más hablando de cómo Venezuela sufría un “Madurazo”.

Todo eso me parece cierto, pero escueto. Como cuando te cuentan algo a la mitad obviando detalles que son importantes. Lo que sucede en Venezuela no solo es dictadura. Es también terrorismo, totalitarismo y barbarie. Es importante adjetivar, sobre todo cuando una ciudadanía entera se encuentra en una espiral vertiginosa de temor, genocidio y espíritus democráticos violados hasta la dehiscencia.

Y eso me llevó a pensar en la importancia del historiador.

No solo es importante vivir y examinar lo que está sucediendo. Estoy segura de que no soy la única que se ha dado cuenta del carácter dictatorial, pretoriano y totalitarista del chavismo. Es un elefante amarillo que habita en todos los cuartos. Pero, más allá de la examinación y el comentario -e, incluso, más allá de la denuncia- es necesaria la comprensión.

Comprender por qué el TSJ anuló el poder de la AN es imprescindible. Comprender por qué hay gente cada día más delgada en la calle es importante. Lo mismo con la comprensión de este aparentemente perpetuo asentamiento del chavismo en cada uno de los Poderes Públicos.

Hanna Arendt señaló en su obra Los Orígenes del Totalitarismo que “la irritante incompatibilidad entre el poder actual del hombre moderno y la importencia de los hombres modernos para vivir en ese mundo, para comprender el sentido de ese mundo que su propia fuerza ha establecido”.

El grueso de los hombres y las mujeres modernos somos incapaces de comprender una realidad política, social, económica y cultural entretejida hasta en la más pequeña de sus aristas. En un mundo sobretejido, es difícil seguir el curso de un hilo

Y por eso necesitamos al historiador y al historiógrafo.

El historiador y los historiógrafos son quienes hoy, mañana y muchos días después de esos, harán que nosotros y las futuras generaciones entendamos los acontecimientos. No solo se trata de señalar lo atroz del chavismo. Eso lo puede hacer cualquiera. Yo lo estoy haciendo, igual que miles de personas más, porque es una cosa sencilla.

Pero el historiador tiene la tarea de escindirse de las generalidades, analogías y experiencias. Su trabajo va más allá. El historiador examina y soporta con hechos y datos lo que sucede, y lo hace además bajo una luz de comprensión como ninguna otro versado en ninguna otra disciplina podría hacerlo.

El papel que desempeña el historiador para nosotros y los que están por venir es crucial y vital. Esa comprensión atenta se pone de pie ante la realidad y la soporta, en tanto nos señala hechos, y no pasiones, ni movimientos, ni doctrinas, ni denuncias. El historiador será el único que, más allá de teñir al chavismo de la barbarie y atrocidad que lo identifica, nos dirá a todos qué pasó, por qué y de qué manera.

Los historiadores no son cuentacuentos, y hoy yo tuve esa epifanía pequeña. Hoy me angustió la idea de no conocer historiadores que estén trabajando en registrar, estudiar, atender y comprender lo que hoy sucede.

Si alguno me lee, los invito a aliviar esa angustia que sentimos muchos de que lo que pasó hoy, ayer y lo que viene pasando desde hace dieciocho años jamás se comprenda.

El sitio web que le está quitando el trabajo a los diseñadores.

Canva.com es uno de esos sitios cuyo concepto me hace sentir mal porque no se me ocurrió a mí. Si hoy por hoy tuviese que invertir en comprar acciones en algo, lo haría definitivamente en ese sitio web.

Aunque ya desde hace mucho tiempo hay páginas web que ofrecían alternativas rápidas y fáciles para los simples mortales que no sabemos nada de diseño gráfico y Photoshop (Fotor, por ejemplo) este sitio se trata de mucho más.

Captura de pantalla (225)

Captura de pantalla (226)

Captura de pantalla (227)

En Canva consigues plantillas listas para absolutamente todo. Desde documentos en formato A4 (tamaño carta) que incluyen plantillas de Curriculum Vitae, hasta publicaciones para redes sociales con las proporciones perfectas para que tu diseño se vea óptimo, no hay una sola cosa destinada a la web que Canva no tenga. Puedes incluso diseñar invitaciones y tarjetas a eventos como bodas, baby showers y cenas para pasarlas por vía electrónica (o imprimirlas, eso es asunto tuyo).

Pero eso no es todo. Luego de que eliges el tipo de diseño que quieres hacer, según lo que necesitas — encabezado de LinkedIn, imagen para Twitter, etc. — puedes utilizar tanto las imágenes incluidas por default, como muchísimas otras incluidas dentro del banco de imágenes de Canva. Además, puedes importar tus propias imágenes para ponerlas de fondo en tu diseño, así que si tienes por ahí algún logo o statement image, también puedes incluirla en lo que sea que estés diseñando.

Captura de pantalla (228)

Como ves, Canva es genial. Quise buscar otra palabra para adjetivarle, pero no conseguí. Y por eso digo que es el sitio web que le ha quitado el trabajo a muchos diseñadores gráficos. Todo lo que yo he hecho para el blog lo he diseñado en Canva, desde la portada del primer eBook hasta las imágenes que pongo en cada post. El CV que he enviado para trabajos de redacción también lo diseñé ahí y quedo magnífico.

Por supuesto, hay cosas que los diseñadores gráficos pueden hacer y Canva no. Soy partidaria de que ningún software reemplaza la mano de obra humana. Y en este caso particular, si tienes mal gusto o no tienes sentido de la estética, no importa qué tanto Canva uses, tu diseño igual terminará pareciendo una mamarrachada. Pero puede que sea una mamarrachada con cierto encanto, porque el margen de error para que algo quede feo en Canva es mínimo

Si no tienes cuenta en Canva, te recomiendo que te abras una ya mismo, sobre todo si tienes un blog o un sitio web y deseas crear contenido visual. Algunas imágenes y plantillas son pagas, pero se puede hacer un buen trabajo con las que están disponibles de forma gratuita.

Mientras tanto, un minuto de silencio por los diseñadores que ya no pueden matar tigres colaborando con bloggers. Paz a sus cuentas bancarias.

Mi conflicto con el liderazgo.

Una de las personas que compró mi eBook ya casi terminando el período de pre-venta me dijo una cosa que me ha tenido pensando todo este tiempo. Él se llama Aaron y me comentó que ve en mí rasgos de líder, acotando también que se había dado cuenta de que yo no quería ser una.

Este blog nació como nacen la mayoría de los blogs. A mí me gusta escribir y yo quería un espacio donde poder vaciar las cosas que pensaba. Primero, porque extrañaba mi blog anterior. Segundo, porque así podía poner mis pensamientos en orden. Es más fácil saber qué es exactamente lo que uno está pensando cuando verbalizas esos pensamientos y les pones título, subtítulos y negritas.

He utilizado mi blog para vender, y para ayudar a la gente a ganar dinero. Lo he utilizado también para dar mi visión sobre diferentes asuntos, como aquella vez en la que hablé de lo infantilizada de nuestra sociedad.

Pero el concepto de liderazgo se me hace ajeno y, honestamente, no me gusta.

Me interesa mucho que la gente lea lo que tengo que decir, aunque no voy a negar que siempre me produce un poco de vergüenza e incomodidad cuando alguien me dice que me lee. Pero eso quizás se trata de humildad forzada, porque en el fondo sí me alegra saber que la gente escucha lo que estoy diciendo.

Y creo que ahí está el corazón del asunto de mi rechazo al liderazgo y a lo que eso implica: quiero que la gente vea y preste atención a lo que tengo que decir, no que me vea y me preste atención a mí.

Sé que son dos cosas imposibles de separar. La gente ve a la persona que habla como un todo. Es imposible separar lo que se dice de quien lo dice, sobre todo cuando ya tienes una voz propia y la gente sabe reconocer quién escribe qué cosa solo con darle un vistazo rápido.

 

11822400_10152939567007441_1016874172440982632_n
Esta foto mía me encanta. La tomé hace más o menos un año, y no solo me gusta mucho cómo quedaron los colores después de la edición, sino lo que transmite. Así soy yo. Siempre tengo mi computadora cerca, un libro a mano, y siempre estoy apelando al erotismo y al anonimato al mismo tiempo. Y sí, a mis padres también les gusta mucho esta foto.

Finalmente, tal como le dije a Aaron, todo ese rollo de considerarme líder me parece una tontería, sino una ridiculez. Tú no ganaste dinero por mérito mío, sino por el tuyo propio. Si has aprendido algo de mí no ha sido exclusivamente gracias a mí, sino también a tu sed de conocimiento.

Cada quien es líder de su propio universo interno. Y a mí no me interesa salirme de las fronteras del mío.


Si te gustó este artículo, quizás te interese saber que estoy cerca de publicar un eBook sobre redacción de contenido web y copy. Si eres redactor freelance, blogger, o si sencillamente quieres saber más sobre el tema, te invito a HACER CLIC AQUÍ para conocer más detalles.

Asimismo, te invito a echarle un vistazo A ESTA PUBLICACIÓN donde compartí con mis lectores una muestra gratis de un extracto del tercer capítulo del libro ‘Redacción 101’.

Un abreboca de mi eBook ‘Redacción 101’

ENCABEZADO agilidad en redacción (1)

Sé que hay muchas expectativas en relación a lo que tú esperas encontrar en el eBook que estoy vendiendo sobre redacción de contenido web y copy. La gente que ha contestado la encuesta breve que diseñé para sondear qué opinaban y esperaban (si no has contestado la encuesta, por favor hazlo siguiendo este enlace) ha dado respuestas muy diversas.

Pero para mi sorpresa (y alivio) la mayoría de las peticiones en relación al contenido del eBook ya estaban cubiertas. Desde recursos rápidos y confiables de SEO hasta marcos referenciales para escribir buen contenido, casi todo lo tenía previsto.

Sin embargo, hoy estoy en una onda altruista, y por eso decidí filtrar yo misma uno de los apartados del libro como abreboca para quienes están interesados.

En el tercer capítulo (puedes ver el contenido completo en la misma entrada de blog que te enlacé en el primer párrafo) hablo de las 3A necesarias para crear artículos de calidad. Es un método que yo misma me inventé y que me ha funcionado, y que ahora quiero compartir con quienes compran el libro.

La primera A es de Agilidad. Un artículo ágil es un artículo cuyo contenido incluye más de lo que funciona.

Para descargar el apartado de 7 páginas sobre agilidad en redacción, sigue el siguiente enlace:

REDACCIÓN 101: AGILIDAD.

 

Es un PDF que guardé en Drive en modo borrador. No está optimizado para dispositivos móviles, así que creo que será mejor que lo leas desde tu computador o, en su defecto, desde un iPad o una tablet que tenga una pantalla lo suficientemente grande (7 pulgadas, al menos).

Redacción 101 es un recurso especialmente útil para:

  • Redactores freelance que quieren mejorar su habilidades y conocer mejor el entorno.
  • Bloggers o dueños de sitios web que quieren aprender a optimizar la calidad del contenido escrito que publican en él.
  • Cualquier persona interesada en aprender sobre redacción de contenido web y copy.

Si perteneces a alguno de esos grupos y quieres conocer más detalles sobre cómo adquirir mi eBook ‘Redacción 101’ en pre-venta, visita la entrada correspondiente en mi blog. Ahí tienes toda la información sobre el precio promocional, la fecha de publicación, el contenido del libro y qué debes hacer para conocer los métodos de pago.

Espero que disfrutes el material. Como siempre, si tienes algún comentario, inquietud o sugerencia, escríbeme un correo a 101anapatricia@gmail.com — leo todo lo que recibo y contesto tan rápido como puedo.